Pin
Send
Share
Send


El término obtuso proviene del latín obtūsus, a su vez derivado del verbo obtundĕre (que puede traducirse como “embotar” o “despuntar” ). La noción se emplea de distintas maneras de acuerdo al contexto.

La primera acepción de obtuso mencionada por la Real Academia Española (RAE ) en su diccionario alude a aquello que es romo ; es decir, que no tiene punta . Un objeto obtuso, en este marco, carece una terminación puntiaguda. Por ejemplo: “La pericia determinó que la víctima fue golpeada con un elemento obtuso”.

Es más habitual la utilización de obtuso para hacer referencia al individuo lerdo o bruto . El sujeto obtuso, por lo tanto, tiene dificultades para comprender o razonar . El concepto además califica a aquello que es torpe, limitado o tonto : “El dueño de la empresa es un hombre obtuso que heredó su fortuna de sus padres”, “No seas obtuso y escucha a tu entrenador, que sabe de lo que te está hablando”, “Estamos a merced de un gobierno obtuso que no logra resolver los problemas económicos más urgentes”.

En el terreno de la geometría , aparece la idea de ángulo obtuso . Así se denomina al ángulo que mide más de 90º pero menos de 180º . El ángulo obtuso, de este modo, es mayor que el ángulo recto y menor que el ángulo llano.

Al triángulo que cuenta con un ángulo obtuso y dos ángulos agudos se lo llama triángulo obtuso o triángulo obtusángulo . Dado que los ángulos interiores de un triángulo siempre tienen que sumar 180º, no es posible que un triángulo presente más de un ángulo obtuso.

Pin
Send
Share
Send